El renacer: Spring Break

No es que haya decidido dejar el bog, es que, literalmente, no he tenido tiempo de escribir una nueva entrada. De hecho, hoy estoy escribiendo sobre Spring Break, que fue hace un mes, y mi amigxs aún no tenían las fotos de mi cámara 😛 Sigo estando un poco mal de tiempo y tengo un mes y medio atrasados, así que, haré los posts más cortos y dejaré que las fotos hablen por sí mismas.

La semana previa de Spring Break fue bastante fastidiosa. Finales y preparación de un viaje… ¿Qué podía salir mal? Pues nada, los finales los entregué a tiempo y el viaje salió adelante.

Mi viaje empezó el viernes por la mañana muy temprano. A las 8am salí con mi amigo Hamoun hacia LA, donde pasamos el día con su familia. Fue el sábado cuando empezó el road trip que habíamos estado planeando tanto tiempo. Éramos un grupo curioso, de UCLA venían Lucía (española), Daniel (estadounidense) y Juan (chileno), de San Diego, pero desde distintas universidades, estábamos: Hamoun (iraní), Jesper (danés), Juan Pablo (guatemalteco), Enrique y yo (españolxs).

En una semana nos recorrimos toda la costa de California hasta San Francisco, parando en muchísimos destinos como Topanga, Malibú, Ventura, Santa Bárbara, Monterey… Disfrutamos del tiempo californiano en playas preciosas, bailamos en la noche universitaria de Santa Bárbara, destrozamos tímpanos en un karaoke en Monterey, cruzamos el famosísimo Golden Gate, encontré una tienda para zurdxs y me volví loca de la felicidad, jugamos las partidas de Bang más raras y graciosas de la historia, unas vacas intentaron atacarnos en Big Sur, nos llenamos de barro huyendo de las vacas… En definitiva, un viaje con muchas historias para contar, un viaje con muy buen rollo, un viaje de desconexión y muchas, muchas risas.

En el  próximo post espero tener un poco más de tiempo para contar la súper visita de Gonzalo 🙂

IMG_1582 2.0
Ventura
IMG_1603 2.0
Santa Bárbara
IMG_1609 2.0
Algún lugar entre San Luis Obispo y San José
IMG_1614
Lombard Street 1 SF
IMG_1617 2.0
SF!
IMG_1626
Lefty’s 😀 SF!
IMG_1628
Proud Leftist! Digo… lefty SF!
IMG_1634
Pier 39 SF!
IMG_1639
Lombard Street 2 SF!
IMG_1660 2.0
Alcatraz SF!
IMG_1671
Golden Gate 1 SF!
IMG_1681
Golden Gate 2 SF!
IMG_1717
Golden Gate 3 SF!
IMG_1727
Resistencia SF!
IMG_1743
Muir Woods 1 SF!
IMG_1806 2.0
Muir Woods 2 SF!
6A4A0239
Big Sur 1
6A4A0322
Big Sur 2
6A4A0378
Big Sur 3
6A4A0472
Big Sur 4
6A4A0504
Big Sur 5
6A4A0617
Big Sur 6
6A4A0646
Big Sur 7
6A4A0666
Big Sur 8
Anuncios

Viajes y emociones fuertes (parte 2)

Ha llegado más tarde de lo que pretendía, pero ha llegado.

El viernes 24, por la mañana bien tempranito, salí hacia Los Ángeles para recibir a Luna. Aunque por el camino hice otros recados, por fin, sobre las 5.30pm, Luna salió por la puerta de arrivals. La primera parada que hicimos, fue en la casa de nuestro couchsurfer (un chico muy simpático, que nos acogió en su casa, dejándonos una habitación para nosotras solas).

Después de dejar las cosas y una ducha revitalizante (o al menos, un poco), iniciamos una noche por Los Ángeles, donde visitamos Santa Mónica Pier y la zona residencial de Venice, una zona preciosa de casas increíbles comunicadas por canales (de ahí el nombre de Venice). No aguantamos mucho despiertas, Luna había tenido un viaje largo, y yo había madrugado mucho, así que, nos fuimos a dormir a una hora razonable.

Al día siguiente nos levantamos con energías y nos fuimos otra vez al aeropuerto, pero esta vez, para coger el coche con el que continuaríamos la aventura. Tuvimos una mañana productiva, en la que nos dio tiempo a visitar Venice Beach (donde Luna se enamoró de California), a recorrer el paseo de la fama (sí, los rumores son ciertos, decepciona), a ver los preparativos para los Oscars (que serían al día siguiente), y a buscar la instantánea perfecta del cartel de Hollywood (para ello invadimos una propiedad privada, pero ninguna acabó en la cárcel :P). Comimos con vistas a la colina de Hollywood, y nos echamos a la carretera, destino Las Vegas.

El viaje fue un poco más largo de lo normal, entre nuestra cena en Peggy Sue’s y que Google Maps y yo, no somos grandes amigos… pero cuando por fin llegamos al hotel, sin perder mucho tiempo, nos pusimos el modelito de salir, y nos aventuramos por los casinos. ALERTA. GRAN ERROR. Aunque veáis a todas, absolutamente TODAS las chicas en tirantes, taconazos y faldas cortas, no se os ocurra salir sin abrigo en invierno. En California las noches son frías, pero en Nevada… eso no es frío, es mala leche. Entre el primer casino y el segundo, hicimos parada táctica en el hotel, para vestirnos más acorde al tiempo y menos a la moda general de la zona. Aunque está claro que Las Vegas era un must, ambas salimos con la sensación de que no necesitamos volver.

Dato importante, la primera vez que jugué en una máquina, gané el 480% de lo apostado, no daré más cifras.

Al final, llegamos al hotel bastante tarde (teniendo en cuenta que al día siguiente nos despertábamos a las 9.30am). Pero el domingo fue de los mejores días en carretera. Salimos de Las Vegas hacia Williams (un pueblo que está muy cerca de Grand Canyon) siguiendo el recorrido de la mítica ruta 66, en la cual hicimos varias paradas en gasolineras antiguas y otros puntos de interés. Williams no tuvo mucho que ofrecernos cuando llegamos, así que, cenamos y directas a la cama, que a las 4.30am, sonaba el despertador. Sí, 4.30am, teníamos 1 hora de coche antes de llegar al Grand Canyon, y ya que íbamos, nos pareció buena idea ver el amanecer.

La ruta por el Grand Canyon fue increíble, aunque no creo haber sentido tanto frío nunca (puede ser que me esté olvidando de lo que es un invierno duro en España, aunque pasé ahí el mes de diciembre). Las vistas, la inmensidad del paisaje… era difícil creer que lo que veían nuestros ojos fuese real y estuviese creado de forma natural.

Ya casi saliendo del Grand Canyon, nos topamos con una fuerte nevada, y de hecho, el camino de después fue acompañado, durante mucho rato, por paisajes nevados. Más adelante, la nieve se transformó en lluvia. Si algo he escuchado en repetidas ocasiones desde que llegué a California, es que la gente de aquí no sabe conducir con lluvia. Pues eso mismo le dije a Luna en el viaje, y casi como una premonición, a 10 minutos de llegar a casa, después de más de 8 horas de viaje, un imbécil no supo cómo frenar su coche, que digo yo, que no es tan difícil pisar un pedal. No, no es que calculase mal la distancia de frenado, no es que con la lluvia derrapase un poco, no, simplemente, no pisó el freno. Y bueno, acabamos nuestro viaje con visita al hospital.

Ya todo está bien, no pasó nada grave (para lxs que ya sabéis del tema, mi cuello está bien, lo muevo perfectamente y el dolor es muy pequeñito). Aprovecho para agradecer a todxs lxs que os habéis preocupado por nosotras en cuanto habéis sabido del tema, sé que seguramente a mí se me pasase avisar a algunas personas, pero creo que se puede entender. Y después de eso ha venido algo casi peor, lidiar con aseguradoras y facturas de hospital (y me queda para largo), pero bueno, eso es otra historia.

Cuando por fin llegamos el lunes a mi casa, unas 5 horas más tarde de lo que esperábamos, nos hicimos una cena para entrar en calor (mucho rato en la lluvia), y directamente nos fuimos a dormir. El día siguiente, martes, me lo tomé como día libre y no fui a clase. Nos despertamos tarde (aclaro que tarde aquí es en torno a las 9/10), desayunamos y nos fuimos a la playa de Pacific Beach. Fue un día de relax. Paseamos por la costa, le enseñé a Luna el muelle, comimos en un bar de la playa, hice un examen y envié un trabajo (aunque fuese día de relax, hay cosas que no se pueden aplazar), disfrutamos de un Taco Tuesday en un sitio nuevo (un sitio muy bueno, por cierto, en el que casi pierdo el móvil), pusimos la lavadora, hicimos la compra y… otra vez a dormir.

El miércoles, ya con un poco  más de energía, fuimos a la playa temprano, y me quedé en la arena viendo como Luna hacía (o intentaba hacer) surf. No os voy a engañar, me morí de envidia, sobre todo por el hecho de que llevo aquí desde septiembre y aún no he tocado una tabla de surf, pero prometo no irme sin hacerlo. Después visitamos Old Town y Downtown, y tras comer, me tuve que ir a clase (no me podía permitir más faltas), llegué a las 8pm y seguí lidiando con aseguradoras (fueron 4 días lidiando con ellas en total, el viernes conseguí aclarar todo, pero hasta que no lleguen las facturas no puedo cerrar eso de una vez por todas). La noche tampoco nos dio para mucho más, así que, otro día que nos fuimos a dormir pronto.

Quizás el jueves fue el día que menos pude estar con Luna, pero tuve un día bastante bueno en clase. Mi primera hora era estudio, y aunque esta vez me tocaba un rol activo, lo cambié por uno pasivo para no hacer esfuerzos con el cuello (por una vez que podía hacer algo entretenido…). Pero lo genial vino en la segunda clase, en la que vino un hombre de una asociación pro Palestina a hablarnos del movimiento social y el boycott que llevan a cabo. Creo que es una de las asignaturas más interesantes que he cogido en todo el año, y estoy aprendiendo muchísimo.

Esa noche, salimos con Jesper y mi amigo Hamoun a North Park, una zona de bares culturetas. La noche estuvo entretenida, pero no la terminamos muy tarde, ya que al día siguiente nos esperaba Tijuana.

La visita a Tijuana me gustó mucho, aunque fue un poco agobiante, por el hecho de ser gringas (éramos turistas, objetivo al que sacar dinero). Me impactó mucho, estando en el puente que une las dos ciudades, mirar a un lado y al otro, la diferencia abismal que hay entre cada una, por supuesto, se podía apreciar el diferente nivel económico de cada una. Aún me quedan cosas por ver en Tijuana, así que, espero que no sea mi primera y última excursión a México.

Esa noche salimos por Pacific Beach y… el sitio no nos gustó nada, ya sabemos dónde no repetir, pero nos echamos unas risas que sirvieron para despedir a Luna. Sí, porque el sábado, después del desayuno y un último paseo por la playa, fuimos a Old Town donde Luna tomó el tren a Los Ángeles.

Se me iba un pedacito de casa, pero no tengo tiempo para bajones, aunque a veces creo que San Diego me odia, sigo esforzándome por disfrutar al máximo de esta ciudad tan bonita (más ahora que ha vuelto el buen tiempo, aunque, recalcando el odio de San Diego hacia mi persona, algún día os hablaré de la niebla selectiva que existe aquí). Además tengo los finales a la vuelta de la esquina, y cuando pasen, encadeno Spring Break con la visita de Gonzalo.

Si algo me llevo de este viaje, es que un mal momento, no puede definir el conjunto de un viaje.

IMG-20170308-WA0021
Hollywoodeando 1
IMG-20170309-WA0021
Hollywoodeando 2
IMG-20170309-WA0022
Hollywoodeando 3
IMG_1340
Rincones de LA 1
IMG_1344
Rincones de LA 2
IMG-20170309-WA0023
Rincones de LA 3
IMG_20170225_180051
Peggy Sue’s
IMG-20170309-WA0064
Welcome to Fabulous Las Vegas
IMG-20170309-WA0047
Nunca mais sin abrigo
IMG-20170309-WA0043
Creyéndonos ricas
IMG_20170226_165022
Route 66 1
IMG_20170226_170920
Route 66 2
IMG-20170309-WA0070
Route 66 3
IMG-20170309-WA0079
Route 66 4
IMG_1386
Grand Canyon 1
IMG_1448
Grand Canyon 2
IMG_1455
Grand Canyon 3
IMG_1477
Grand Canyon 4
IMG_1548
Grand Canyon 5
IMG_20170227_104723
Grand Canyon 6
IMG_20170228_174414
Pacific Beach
IMG_20170303_223107
Nos creemos culturetas
IMG-20170308-WA0023
San Diegans
IMG_20170303_135412
Bienvenida a Tijuana
IMG-20170308-WA0029
Avenida de la Revolución, Tijuana

 

Viajes y emociones fuertes (parte 1)

En efecto, la última vez eseraba tener que contar muchas cosas de New York, y además se me han acumulado con la visita de mi hermana.

Empecemos por el principio.

Jueves 16 de febrero, acarreo con la maleta hasta la universidad para ir a mi primera clase (Estudio Televisivo), me toca cumplir el apasionante rol de boom (sujetar un micrófono), cuál fue mi sorpresa al enterarme de que en esa grabación no iban a usar boom, así que estuve 3 horas dándole al play a una canción. APASIONANTE. 12.30, salgo corriendo de clase, intentando no caerme por las escaleras para coger un Uber que me llevaría a la estación de autobuses. Bus a Los Ángeles, Uber a LAX (aeropuerto). Mis bus había llegado prontísimo, así que tuve una larga espera hasta que Lucía consiguió llegar al aeropuerto (ambas maldecimos la tarifa dinámica de Uber).

Con el aviso de “Última llamada para el vuelo a Nueva York” embarcamos. Por los pelos. En el avión tuvimos las 6 horas de turbulencias más extremas que he tenido nunca, y aunque agradecimos que nos dieran snacks y agua gratis, yo casi echo las galletitas del desayuno.

Llegamos a las 6 de la mañana (hora de Nueva York, 3 más que en San Diego, 3 menos que en Madrid) y emprendimos nuestro camino en tren/metro hasta casa de Leslie (que nos abrió las puertas de su casa y se portó genial con nosotras).

Al llegar, nos tomamos un té calentito, nos organizamos y nos pusimos en marcha, ni un minuto que perder. Solo íbamos a tener 3 días en la ciudad que nunca duerme, así que, nosotras seguimos con el ejemplo y dormimos más bien poco.

El primer día fuimos al Empire State, Top of The Rock, Times Square, MoMA y volvimos al Empire States por la noche (nos salía gratis, así que había que aprovecharse). Este día comimos en un sitio de comida asiática famosísimo, si vais a Nueva York, preguntadme para que os diga el nombre y evitéis ir. ¡Qué cabrones! Al “no picante” le ponen una salsa que si te cae en la ropa te la disuelve. Fue un día muy completo y nos dejó agotadas, tanto, que al volver a casa nos quedamos dormidas en el tren y casi llegamos hasta el Bronx.

El segundo día quisimos tomárnoslo con calma, por la mañana fuimos a Harlem y al Central Park, caminamos un montón y nos costó muchísimo encontrar un puestecito para comer (todo nos parecía caro, hasta que tuvimos tanta hambre que, con los mismos precios, dejó de parecernos caro). Una vez tuvimos el estómago lleno, visitamos el MET (nos encantó) y el Museo de Historia Natural (nos decepcionó un poco).

El tercer día nos despertamos con un sol espectacular, vimos neoyorquinos en pantalones cortos y tirantes (un poco exagerados en nuestra opinión de turistas californianas). Ese era nuestro último día, y aún nos quedaban cosas por tachar, así que, fuimos hacia Wall Street (muy, muy decepcionante), donde vimos la torre Trump (iugh) y el famoso toro al que todo el mundo le toca los huevos (literal). Continuamos hacia el Memorial por el 11S, impresionaba mucho el tamaño de lo que habían sido las torres. Y acabamos la mañana en el ferry de la Estatua de la Libertad. Podríamos haber cogido el turístico (lo teníamos incluido en la New York City Pass, de nuevo, si vais a Nueva York, no compréis esto, que es un timo), sin embargo, preferimos no esperar cola y coger el ferry gratuito que lleva a Staten Island, desde el cual pudimos ver la estatua muy cerca y además disfrutar en Staten Island del skyline de Nueva York. También cruzamos el puente de Brooklyn, aunque no tuvimos mucho tiempo para visitar la zona.

Sin perder ni un segundo nos fuimos a China Town, muertas de hambre (para variar) nos metimos en un restaurante que no estuviese hasta arriba. La comida estuvo muy rica, pero no aceptaban tarjetas, así que Lucía se tuvo que dar un paseo para sacar dinero (y encima nos obligaron a dejar propina). Saciada el hambre, estuvimos dando una vuelta por China Town y Little Italy (que están literalmente calle con calle), tomamos la merienda más cara del mundo en Little Italy y nos fuimos de vuelta a casa para recoger todo, descansar un poco y volver a Los Ángeles.

Sin duda ha sido un viaje increíble. Nos encantó ver que los museos son gratuitos (al menos a determinadas horas) y que el transporte público funciona mucho mejor que en California. Sé que se quedaron cosas en el tintero, así que ya tengo excusa para volver 🙂

Como no quiero que este post sea más largo que El Quijote, lo dejo aquí por hoy, a ver si mañana saco tiempo para contar la visita de Luna 🙂

img_0871
Cowboy loco
img_0893
Time Square
img_0914
NBC 🙂
img_0925
En las alturas 1
img_0935
En las alturas 2
img_0948
En las alturas 3
img_0973
En las alturas 4
img_0991
La ciudad que nunca duerme 1
img_0996
La ciudad que nunca duerme 2
img_1015
La ciudad que nunca duerme 3
img_1126
Wall Street
img_1164
La Estatua de la Libertad 1
img_1193
Skyline 1
img_1231
Mirando a la nada, pensando en todo
img_1236
Skyline 2
img_1298
La Estatua de la Libertad
img_1306
Puente de Brooklyn
img_1312
Little Italy y China Town
img_20170218_150545
Central Park
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-18-26
Time Square 2
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-18-36
En las alturas 5
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-19-28
Nieve, nieve 😀
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-19-34
Nos creemos ricas
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-19-36
Deportadas en 3, 2, 1…
whatsapp-image-2017-03-04-at-17-19-39
Puente de Brooklyn 2

 

Finally 21!

Y aquí estoy otra vez. No ha pasado tanto tiempo, pero como ya dije, o escribía antes de irme a NY, o se me iban a acumular muchas cosas, y además, así descanso un poco de los midterms 🙂

¡Ya he visitado Balboa Park! Me he estado haciendo de rogar bastante… Balboa Park es un parque inmenso y precioso que hay en San Diego. Sé que voy a volver, porque fui por la noche y muchas cosas estaban cerradas, además, cualquier sitio cambia mucho con luz.

Pero el plato fuerte de este post son mis 21. Mi segunda mayoría de edad. Ya he enseñado el pasaporte unas 6 veces desde entonces, es raro, porque antes siempre lo dejaba en casa, porque si me lo pedían, lo único que tenía que hacer era decir: “bueno, da igual, mejor traeme agua”.

Del jueves… tuve clase desde bien prontito, además mi grupo de producción teníamos shooting, aquí el link con el resultado. Considero que podría estar mejor, pero bueno. Para los no angloparlantes, el vídeo es como un concurso en el que van inventores a presentar su invento, el inventor que aparece es un friki de Harry Potter y su invento es un desastre (la cama de invisibilidad no funciona).

En mi intermedio entre clase y clase tuve ronda de Skypes cumpleañeros, la sorpresa más grande de todas: Julia y Barki, que me prepararn hasta una tartita con velas 🙂

Y acabadas las clases, salí a cenar con Carmen a un sitio vegetariano riquísimo,y me pedí mi primerísima cerveza legal. Después de eso nos fuimos al Café Sevilla a tomar sangrías y bailar. Cuando me pedían el pasaporte aún tenían que pensar y darse cuenta de que no les estaba engañando.

El viernes por la noche vino Lucía, y estuvimos planeando nuestro viaje a Nueva York (¡qué cerquita está ya!), plan de relax, pizza, ordenador y mantitas.

El sábado era nuestro día de fiesta. Primero estuvimos bebiendo un rato en mi casa unas maravillosas Estrella Galicia, para después continuar con la fiesta en casa de Carmen, donde unas cuantas cervezas más cayeron. De ahí nos fuimos a Sevilla Nightclub (sí, nos gustó ese sitio porque tiene música de discoteca española) y vinieron unos cuantos amigos. No me faltó bebida en toda la noche, parece que es verdad que en EEUU, cuando cumples 21, todo el mundo quiere invitarte a algo.

Y el domingo… pues bueno, con la calma. Dormimos hasta tarde, desayunamos-comimos y Lucía y yo nos fuimos a hacer un poco de turismo. Elegimos Ocean Beach como destino. Ocean Beach tiene un muelle larguísimo y una playa de perritos. Resulta que era la Super Bowl, así que no encontramos a demasiada gente por la calle, pero ya que estábamos dejando una tradición americana de lado, para compensar, decidimos hacer otra cosa típica de EEUU, comer pancakes (hice foto en su momento, pero no logro encontrarla).

Después de ese finde, mi semana no ha sido nada del otro mundo, vuelvo a estar mala, con placas en las anginas (yeiiii) y he faltado dos días a clase por eso. Espero no volverme a poner mala, porque el médico de aquí es horrible. Ojalá el tiempo loco acabe, y vuelva el tiempo californiano de sol y playa.

¡La próxima vez que escriba, espero poder contar muchas cosas de New York!

editadaimg_0683
Balboa Park 1
editadaimg_0692
Balboa Park 2
editadaimg_0697
Balboa Park 3
img_0712
Ocean Pier
img_0760
Ocean Beach
img_0769
Perritos de Ocean Beach
img_0813
Postureando en Ocean Beach
img_0815
Postureando en Ocean Beach 2
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-09-51-2
Postureo Dog Beach
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-09-51-3
Nuestro amigo el lifeguard
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-09-51
Ocean Pier 😛
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-12-1
Finally 21!
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-12-2
Finally 21 velas san dieganas
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-12-3
Ocean Beach, esta gente existe, no son un mito
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-12-4
Skype cumpleañero
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-12
Ah, sí, me volví loca y me corté el flequillo
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-13-1
El tiempo loco de San Diego y su amiga la niebla
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-13-2
Finally 21 again
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-13-3
Volviendo a casa con los lunnis (2am)
whatsapp-image-2017-02-10-at-20-12-13
Lusi sigue siendo ilegal 😛

 

Cambios, nubes y viajes

Parece que le he pillado gusto a eso de escribir cada mucho tiempo. La última vez acababa de llegar, y aún me quedaba dormida a las 9pm y me despertaba sola a horas horribles (la peor 5am). Pero ya estoy sin un ápice de jetlag (me ha durado menos que el de Navidades). Pues en este casi mes, me ha dado tiempo a un montón de cosas, intentaré contar todas sin eternizarme.

  1. Casi me pongo con anginas. Lo malo es que fue justo el día de antes de empezar las clases, y no podía empezar faltando, así que no tuve mucho tiempo para recuperarme, y he estado acarreando un resfriado muy largo, aunque creo que ya estoy 100% curada.
  2. Nuevo artículo en el periódico. Aún no lo he leído, pero lo compartiré en FB. Hay una historia de por qué no he leído mi propio artículo, y como este es mi blog, os la cuento. La primera reunión del periódico era el lunes 9, día que yo empecé con anginas, así que, escribí a mi editor con mis dos propuestas y diciéndole que no iba a poder ir a la reunión. Le mandé 2 propuestas, pero en realidad solo me apetecía una. Primer error. Seguro que podéis adivinar cuál fue elegida y por lo tanto tuve que escribir. Exacto, la que no me apetecía. Además, no fue mi editor el que me corrigió el artículo, y quien lo hizo era un poco gili*****, me hizo sentir bastante mal con respecto a mi escritura, a pesar de no ser nativa en inglés, y acabé muy quemada escribiendo el dichoso artículo. Seguro que ahora entendéis por qué no lo he leído. De hecho, creía que no me lo habían publicado, pero un dñia comiendo en la universidad, vi el periódico, lo cogí, y al llegar a casa vi que ahí estaba yo.
  3. He tenido un empiece de las clases súper agobiante. Lo normal en la UCSD es coger 12 units, y yo, que soy muy valiente (y también que no tenía más remedio), me he cogido 18. Así que, yo, que venía de un mes viviendo en los bares, viendo películas y en definitiva, rascándome el ombligo, me he visto un poco desbordada.
  4. Las historias 2 y 3 me llevan a esta: he dejado el periódico. Estaba a disgusto, me habían hecho sentir mal, y encima estaba muy agobiada por falta de tiempo. Ya me lo dijo mamá: blanco y en botella (leche, pues no, horchata, pero vamos, que era de sentido común dejarlo). Mi editor (el de verdad, no el que me corrigió el dichoso artículo) ha sido muy simpático y me ha dicho que si quiero volver en cualquier momento, estará encantado. Quizás el quarter que viene.
  5. Ha sido el cumpleaños de Montse (mi mamá de aquí, por si no recordáis), cené con la familia y luego dormí también fuera, fue una noche muy divertida y me vino muy bien salir de casa para despejarme.
  6. Fui a un concierto de Daniela Andrade (lo sé, no sabéis quién es, yo tampoco lo sabía :P). Es una cantautora, y la verdad es que me gustó mucho. Mi amigo Hamoun, (de una clase del quarter anterior) me propuso ir con otros amigos suyos. Así que fue noche de concierto y luego cena en un mexicano bastante curioso (el local estaba ambientado en la lucha libre y era muy colorido).
  7. Viaje frustrado a Yosemite que se convirtió en viaje a LA. ¿Os había contado ya que se ha acabado justo este año la sequía en California? Pues resulta que el fin de semana pasado había alerta roja por nieve en Yosemite, así que no pudimos ir, pero como yo ya me había comprado los billetes de bus a LA, de donde íbamos a salir, pues me sirvió como excusa para turistear un poco con Lucía. Hay que reconocer que mucha suerte no tuvimos, porque nos llovió de una forma irrealista viernes y domingo. Pero el sábado el tiempo nos respetó, y pudimos ir a la Women’s March contra Trump, y después de casi morir en el transporte público, visitar Santa Mónica y por último, salir de fiesta por una zona gay. Lo de la fiesta fue bastante curioso, primera vez que salgo sin que ningún hombre me acose, estuvo muy bien, aunque me sentí como una quinceañera que intenta entrar al Quinns cuando tuve que enseñar un ID falso (porque sí, aún soy menor). Este fin de semana ha sido como magia, no voy a mentir, desde que llegué de vuelta, he estado bastante decaída,  la lluvia y el frío no ayudaban, el periódico no ayudaba, el agobio de clases, tampoco, así que este fin de semana ha sido un soplo de aire fresco (y tan fresco brrrrr).

Y bueno, eso es en grandes rasgos lo que hay de nuevo en mi vida. Sé que me estoy dejando muchas cosas y muchos detalles, pero si voy a empezar a escribir en rangos de tiempo tan amplios, no puedo pretender ser tan detallada como antes.

Ah, la semana que viene es mi cumple (por si alguien no se acuerda es el jueves, ejem, ejem). Esto también me ponía un poco triste, porque lo voy a pasar bastante solita, pero Lucía viene el viernes por la noche, y el sábado vamos a salir de fiesta con algunos amiguis, que es mi segunda mayoría de edad. Así que, como podréis comprobar, ya estoy mucho más motivada con todo, me he reconciliado con California y volvemos a ser amigas, aunque siga haciendo “frío”.

Espero poder escribir antes de irme a New York (16 de febrero) porque sino se me va a acumular demasiadas cosas… ¡¡¡¡Luna viene a verme el 24 de febrero!!!!

img_0577
Women’s March
img_0591
Women’s March
img_0593
Women’s March (oioioioioi)
img_0603
Women’s March (la sudadera es la clave)
img_0604
Women’s March (Mi frase favorita jajaja)
img_0618
Women’s March (El Ave Fénix renace de sus cenizas)
img_0623
Women’s March
img_0635
Women’s March
img_0649
Women’s March
img_0657
Women’s March (^^)
img_0667
Women’s March
img_0672
Women’s March
img_0677
Women’s March
img_20170119_215436
El restaurante mexicano
img_20170119_222241
Cena en el restaurante mexicano
img_20170121_121455
Women’s March
img_20170121_123121
Women’s March (No solo duelen los golpes y el útero enfurecido)
img_20170121_125357
Women’s March
img_20170121_162043
Santa Mónica (ruta 66)
img_20170121_163613
Santa Mónica
img_20170121_163711
Santa Mónica
img_20170121_165635
Santa Mónica (Hotel California – The Eagles)
img_20170121_180957
Gochis en acción (cena de Lu y Alba)
img_20170121_234556
Fiesta por el Chueca de Hollywood
img_20170123_113334
Santa Mónica
img_20170123_113358
Santa Mónica (Zoltar nuestro amigui)

I’m back

Esta vez sí que ha pasado mucho, mucho tiempo. Pero tengo la excusa perfecta: volví a casa por Navidad y pocxs lo sabían.

Sí, decidí dar unas cuantas sorpresas. La primera de todas se la llevó Gonzalo, que el pobre se quedó tan en shock que no pudo ni reaccionar. Julia, por el contrario, reaccionó y casi me rompe la casa. Barquilla tampoco reaccionó. Y Alma, la última que recibió sorpresa, puso una cara que ojalá haber grabado.

Pero este blog no es mi diario personal, aquí cuento mi experiencia californiana, así que, dejaré de hablar de mi mes por Madrid (aunque ya digo que ha sido genialísimo).

El 6 de enero, a las 5.30am salí de casa: Aeropuerto, avión con 1 hora de retraso, 2 horas hasta Londres, 2 horas de escala, 11 horas y media hasta Los Angeles, bus hasta la estación de tren, 3 horas de tren, 30 minutos de Uber y… ¡casa! Llegué a mis 11pm del 6 de enero, 8am del 7 de enero en España. Lo que nos da un total de (redoble de tambores): ¡26 horas y media de viaje!

Llegué muerta y me metí directa a la cama.

Ayer estuve reubicándome otra vez en la casa y organizando todo para la vuelta a clase (empiezo el martes). ¡También compré los billetes de avión a New York! Me voy con Lucñia un finde largo en febrero. Aún estamos pendientes de dónde alojarnos, así que si tenéis contactos no dudéis en avisarnos jajajaja.

Por la tarde tuve un plan tranquilito con Carmen, cerves y atardecer en el muelle de Pacific Beach. ¡A las 10pm estaba ya en la cama! Y eso ha hecho que hoy me haya despertado a las 5am. ¡Maldito jetlag!

Pues nada, prometo intentar llevar esto al día, pero ahora tengo que pensar en salir de la cama e ir a hacer la compra, que no puedo tirar más de lo que dejé en diciembre.

img_0564
Atardecer presioso 1
img_0530
Atardecer presioso 2
img_0576
Atardecer presioso 3
img_0555
Yo presiosa 1

 

Thanks giving y compañía

¡Hey! ¡Cuánto tiempo!

La verdad es que no puedo sacar muchos huecos para escribir. Me han pasado muchas cosas y además ahora son los finales: chan chan. Por lo que exprimo el tiempo para cosas de clase. De hecho estoy escribiendo mientras se exporta un video jajajaja.

No sé ni dónde lo dejé la última vez (me han pasado muchas cosas: los 21 de mi amiga Carmen, la visita de Lucía, muchas presentaciones, una cámara nueva, los 21 de Ingrid…), pero empezaré por Thanks Giving.

He tenido un Thanks Giving muy americano y muy vegetariano. Explico. La familia de Alex (que supongo recordaréis de otros posts como: Halloween preparations & CO) me invitó a su casa para la cena de Thanks Giving, bueno, a mí y a Lucía (una amiga de la uni de Madrid, está en UCLA y vino a verme en las vacaciones). El mismo jueves recogimos a Lucía en la estación de autobuses y nos fuimos a la comida/cena. La familia es mexicana/española/estadounidense, así que había un montón de comida muy distinta (y toda la que probé muy rica). La verdad es que tuve una grandísima variedad de cosas vegetas (no, pavo de tofu no jajajaja).

Después de la cena, nos fuimos directamente de Black Friday (consumismo a tope), nos lo habían vendido como muerte segura, pero la verdad es que, evitando la tienda de Nike, no tuvimos ningún problema. Y me compré unos jerséis monísimos y súper útiles, porque ya refresca por las noches de una forma que no me esperaba.

Además al día siguiente fuimos a Julian, un pueblo de las montañas donde sirven el mejor pastel de manzana del mundo mundial, la verdad es que estaba riquísimo. Lucía y yo probamos el de cereza y manzana y el de manzana con canela, todo acompañado de helado de vainilla y chocolate caliente (que se agradeció, porque ni llevando dos jerséis pude dejar de tiritar).

La verdad es que con Lucía aquí no paramos quietas. Hicimos muchísimo turismo, como buenas turistas nos clavaron una cuenta enorme en una cena, tuvimos aventuras con dos arañas, sufrimos la lluvia y el frío californiano y hasta tuvimos tiempo de fingir que estudiábamos. Todo eso en algo más de 3 días.

Después de que Lucía se haya ido, he estado bastante ocupada preparando presentaciones y trabajos finales, aunque ayer tuve tiempo de ir a un cumple y despejarme un rato. ¡La verdad es que no veo el momento de acabar ya con las entregas!

img_20161124_145738
Sangría blanca de Thanks Giving
img_20161124_145743
Comidita de Thanks Giving
img_20161124_152707
Thanks Giving y 2 preciosidades 😛
img_20161124_222719
Black Frideando
img_20161124_222846
Black Frideando 2
img_20161125_162415
Julian ^^
img_20161125_164556
Gogorditas
img_20161126_122528
Turisteando con las foquitas
img_20161126_133146
The Face Cave
hdr
Turisteando
img_20161127_125016
Some Like it Hot (Monroe estuvo aquí)
img_20161202_215441
21 birthday party 🙂